El referente de Emilio Monzó y Joaquín De la Torre en el territorio y ex candidato a concejal y a senador por la Primera Sección se mostró a favor de que la oposición vaya por la titularidad del cuerpo deliberativo ya que, tras las elecciones y luego del recambio de dirigentes, habrá paridad entre ambas fuerzas políticas.

Ituzaingó fue una de las localidades del conurbano donde el Frente de Todos, siendo oficialismo, fue derrotado por la oposición encarnada en la coalición Juntos. A partir del 10 de diciembre, el Concejo Deliberante quedará dividido en dos con 10 concejales para cada partido. A raíz de ello, desde algunos sectores de la oposición apoyan la idea de ir por la presidencia del cuerpo, actualmente en manos del oficialista Pablo Piana.

Uno de ellos es el referente de Emilio Monzó y Joaquín De la Torre en el distrito, Pablo Lamoglia. En diálogo con LaNoticiaWeb, indicó que «se puede trabajar para los vecinos desde el Concejo Deliberante cooperando y colaborando, en un marco de diálogo y consensos, sin poner palos en la rueda de la gestión Municipal pero al mismo tiempo cumpliendo con las principales funciones de este Honorable Cuerpo que es la de órgano contralor y fiscalizador de las acciones del ejecutivo».

«No se puede comparar un Concejo Deliberante con la Cámara de Diputados. No debemos presidir la Cámara de Diputados porque entraríamos en la linea de sucesión presidencial y terminaríamos siendo parte de un co-gobierno. La voluntad del pueblo eligió para conducir nuestro país un determinado partido político y ese partido y su línea de sucesión debe cumplir su mandato hasta el 10 de diciembre de 2023», diferenció el ex candidato a senador bonaerense por la Primera Sección Electoral.

«En cambio, el Presidente de un Concejo Deliberante de otro partido político nada tiene que ver con la línea de sucesión del ejecutivo local; quien continúa la sucesión es el 1er, 2do, 3er concejal, y así sucesivamente, de la misma lista del Intendente electo (según ley orgánica de la municipalidades). No veo porque el ir por la Presidencia deberíamos tomarlo como un perjuicio para la gestión municipal. Con ese criterio, siendo sarcástico, cerremos el Concejo Deliberante ya que es solo un malgasto presupuestario», argumentó.

Por último Lamoglia dijo que «tampoco coincido con que a los vecinos no les interesa lo que pasa en el Concejo Deliberante; y si fuera así, habla muy mal de los concejales. Deberían sacar el HCD a los barrios y sesionar en organizaciones intermedias tales como clubes, centros de jubilados, sociedades de fomento, etc. para que la gente se involucre con este órgano local tan importante. Deberían implementar visitas guiadas de escuelas o sesiones en establecimientos educativos, audiencias públicas, banca abierta, elaboración participativa de normas locales o cualquier otro tipo de herramienta o actividad de participación ciudadana».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.